El creador de videos posteó un nuevo video donde explica por qué ahora decidió irse por un rubro distinto al que lo hizo conocido desde que llegó a la Argentina.

Yao Cabrera, el polémico YouTuber de origen uruguayo, volvió a poner en vigencia una frase que en su peculiar carrera, más bien le funciona como mantra: “No existe la publicidad negativa, bro. Solo existe la publicidad”. Esto a raíz de uno de sus últimas publicaciones en Instagram, donde dio a conocer ante sus 21 millones de seguidores, su nueva “faceta profesional”.

“Para los que me preguntan a qué me dedico hoy en día que no somos de YouTube, como ven ahí un aire (señalando por encima de su cabeza), ahora arreglo aires acondicionados, así que si querés que te arregle el aire, avisame y te arreglo el aire de tu casa”, dijo el también cantante a modo de broma y dejó una cajita de encuesta a sus seguidores para consultarles si requerían este servicio.

Risas aparte, el creador digital dedica parte de sus publicaciones en la mencionada red social, para repostear a las personas y empresas que recomiendan sus buenos oficios. Sin embargo, llama la atención que en algunos de estas autopromociones no tienen que ver con sus aficiones como cantante o como boxeador, sino para recuperar cuentas o servicios similares en la popular red social.

Dada su capacidad multifacética, en medio de los últimos temas controversiales en los que Yao se ha visto envuelto en los últimos meses, dedicarse al arreglo de electrodomésticos o aparatos electrónicos podría ser parte de su nuevo talento a explorar.

En agosto de este año se supo que Yao Cabrera irá a juicio oral y público por trata de personas y reducción a la servidumbre. El youtuber había sido denunciado en octubre de 2020 por el manager de medios Jorge Zonzini y por dos exempleados, Giovanna De Mitole y Mariano Fernández.

La Sala II, Secretaría Penal IV de la Cámara Federal de San Martín confirmó el procesamiento y embargo millonario del youtuber uruguayo Marcos Ernesto Cabrera Rodríguez, popularmente conocido como Yao Cabrera, por “Trata de Personas con fines de Explotacion Sexual y Laboral y Reducción a la Servidumbre”.

La decisión del juez federal de Campana Adrián González Charvay tiene origen en la denuncia del manager de medios Jorge Zonzini, quien lo acusó de una “multiplicidad de delitos sexuales contra niños y adolescentes”.

Además, sus exempleados Giovanna De Mitole y Mariano Fernández “presentaron pruebas irrefutables sobre los sistemas de multiestafas a niños vulnerables, abusos sexuales, corrupción y facilitación de la prostitución a menores de edad”.