El trabajo incluye cinco canciones que se inspiran en el electropop chileno de los 2000’s, entre otros referentes sonoros de las últimas décadas.

C-S4R es el proyecto electropop de “César”, un chico viñamarino de 23 años que en 2019 comenzó a hacer música y producir para otros proyectos, hasta que finalmente decidió trabajar en sus propias canciones. El año siguiente participó en el EP colaborativo “Stickers” junto a cocolisa666. En 2021 fue parte del compilado “Mena10años” con una versión de “Sufrir” de Javiera Mena. Tras varios conciertos en vivo, incluido algunos shows en Argentina, y publicar singles como “Él me da vida” y “Directo al Corazón”, el músico nos presenta su primer EP solista “Mi Corazón es un teclado de juguete”, ya disponible en plataformas digitales.

A través de cinco canciones, C-S4R propone una declaración sobre la juventud y las infinitas posibilidades del amor en un colorido manifiesto sonoro donde su lema “el electropop no ha muerto” toma fuerza y protagonismo. Con influencias del sincretismo de la internet, desde el electropop chileno de los 2000’s y el bubblegum bass europeo de los 2010’s, pasando por sonidos contemporáneos con guiños al sonido de PC MUSIC y al breakcore internacional de Soundcloud, el músico viñamarino elabora un álbum con una claridad sonora que no deja espacio para ideas vagas, sino que se mantiene firme entre sintetizadores, bases rítmicas, sonidos espaciales y otros elementos que distinguen el género.

“Mi Corazón es un teclado de juguete” fue producido por C-S4R junto a Androlav, mezclado por Josh.key e Ignacio Redard, quien también comparte créditos de grabación y producción vocal con Matt Montero. La masterización estuvo a cargo de Eros White, mientras que el arte que acompaña el EP fue realizado por Juegos Artificiales. Las canciones fueron escritas y compuestas por C-S4R, excepto “☆” escrita por Iara Espinoza (IARAHEI), que también participa en este tema con voces.

Lo nuevo de C-S4R ya está disponible en Spotify, Deezer, Tidal, YouTube y todas las plataformas digitales.