Donde hubo fuego, perfumes quedan.
Un aroma nos puede hacer viajar en el tiempo y el espacio, sin movernos de lugar. Todos tenemos un perfume único. En algún momento, todos nos apasionamos por un perfume en particular. Y muchas veces ese perfume se va, cuando la relación acaba.

Esta canción describe el momento en que somos tomados por el deseo de otra persona que no está. ¿Qué hacemos con esos sentimientos, con esas ganas?

“Perfume” nos recuerda que hay un deseo más importante, y es el de quererse y valorarse a una misma. A través de una producción con influencia de Fay Webster, viajamos hacia nuestro propio aroma.

La canción llega acompañada de un videoclip. Éste es una celebración del encuentro entre dos personas. Algo mágico sucede cuando conectamos profundamente con otro. Con una estética vintage, con muchos claroscuros y primerísimos primeros planos, la pieza presenta el recuerdo de una relación fogosa.

Con una estructura abierta enfocada en lo sensorial, “Perfume” va más allá del registro audiovisual, buscando reivindicar el olfato. A fin de cuentas, éste sentido activa la memoria más que cualquier otro. A veces, todo lo que nos queda de otra persona, es su perfume.

Realizado por Isidro Escalante, Pablo Finkelstein y May Martínez.

La música de Sonia Z se anima a explorar el campo de lo femenino dentro del mundo melódico del Dream Pop. Desde muy chica comenzó a escribir sobre sus experiencias y en la música encontró una manera de expresar su mundo interior.


El amplio registro de su voz y su sensibilidad le permiten crear paisajes sonoros propios de su universo emocional cargado de sueños y nostalgia, mezclando géneros sin alejarse del Pop que tanto la marcó en su infancia. Fue Telonera de Richard Marx en El Teatro Ópera y su último lanzamiento “Cariñito” fue elegido para la serie El Fin del amor basado en el libro de Tamara Tenembaum.