Es el primer adelanto del inminente segundo álbum –‘Medra’- de este enigmático dúo gallego en el que nos proponen acompañarlos en un viaje sonoro y cultural que trasciende fronteras.

Terrae tienen la necesidad perentoria de expandirse y crecer en el plano creativo, como artistas, y en el plano vital, a nivel personal. Y qué mejor forma que dando a luz y publicando un nuevo y primer álbum que, tras la gran acogida de ‘Semen EP’ por parte de público y prensa, es uno de los lanzamientos, en largo formato, que más expectación han levantado en este 2024.

Tras el sugerente título de ‘Medra’ encontramos 10 canciones inéditas a través de las que Terrae nos proponen acompañarlos en un viaje musical global, en el que fusionan su estilo propio con sonoridades localizadas en muy diferentes zonas del planeta en lo que es un ecléctico abrazo al baile. Y para ello, como no puede ser de otra manera, han contado con un elenco de extraordinarios y variopintos colaboradores (músicos, voces, letristas…) seleccionados a lo largo del mundo, que le aportan ricas, atávicas y exóticas capas de arte musical a esta gran odisea sonora que nos proponen estos dos gallegos que se parapetan tras máscaras tradicionales de Maceda.

‘Medra’ no es solo un disco, es un paso en el camino de la visión expansiva de Terrae entre la mística y la tradición. Este álbum invita a los oyentes a sumergirse en un tránsito musical que trasciende fronteras, ofreciendo una experiencia multisensorial que cautivará a quienes buscan algo más que simplemente música. Con cada nota y actuación, Terrae no construye solo canciones, sino también memorias que perdurarán en la imaginación del público.

‘SÂNDALO’, PRIMER SINGLE
‘Sândalo’ es una oda a la búsqueda de la belleza. El cantante, poeta y compositor Mû Mbana -ampliamente reconocido en la world-music- deja su profunda huella en esta canción que exhala aromas afros y orientales, celebrando la belleza y la pureza de la vida a través de metáforas relacionadas con el perfume de sándalo.

La búsqueda de la más alta expresión estética, al precio que sea, precisa de un arrojo que no está al alcance de todos, como reza su sabia letra. Y todo emerge ello sobre una suave y ensoñadora base electrónica, hecha a medida de un mensaje valiente, balsámico y trascendental en la acaobada voz del guineano Mû Mbana que suena como una brisa, una esencia.

Terrae y Mû Mbana se conocieron en Portugal y, desde ese primer contacto, el dúo gallego quedó impregnado de la sensibilidad que desprende este extraordinario músico africano. Pero no fue hasta este año que se unieron para crear una canción que desprende magia y está cantada en diferentes lenguas. (Fernando Fuentes, febrero 2024)