Modern English lanza hoy 1 2 3 4, el primer álbum nuevo de la legendaria banda británica de new wave/post-punk en ocho años. Producido por Mario J. McNulty (David Bowie, Lou Reed, Nine Inch Nails), mezclado por Cenzo Townsend y masterizado en Abbey Road, 1 2 3 4 conserva el espíritu intrínseco de esos primeros días post-punk y es también un excelente ejemplo sónico de lo que Modern English siempre ha hecho mejor.

El álbum abarca canciones hirvientes con una mordedura punk (“Long in The Tooth,” “Plastic”), rockeros melódicos con teclados (“Not Fake,” “Crazy Lovers”) y gemas darkwave-meets-post-punk (“Exploding,” “Out to Lunch”). Con un toque de temas sutiles extraídos de After the Snow (1982) y Ricochet Days (1984), que incluyen el medio ambiente, el envejecimiento, las relaciones fallidas, el amor, la política y mucho más, 1 2 3 4 encuentra a la banda legendaria ahondando en la nostalgia pero, como siempre, explorando nuevos territorios creativos.

Los miembros fundadores Robbie Grey (voz/guitarra) y Mick Conroy (bajo) empezaron a idear la música de 1 2 3 4 durante el cierre por pandemia de COVID-19 en la primavera de 2020, intercambiando ideas a distancia. Conroy montó un estudio casero temporal en Suffolk, Inglaterra, con el equipo colocado en una pequeña cocina (“Una vez montado, no se podía abrir la puerta de la nevera,” dice) y se inspiró en el primer álbum de Siouxsie and the Banshees y en los discos de David Bowie con Mick Ronson.

Después de haber acumulado un lote de canciones nuevas, las restricciones se relajaron lo suficiente como para que Modern English pudiera reunirse y repasar esta nueva música. La banda optó deliberadamente por un “sonido crudo” que fuera “más enérgico,” dice Conroy, y grabó el álbum en unas pocas tomas con un mínimo de sobregrabaciones en un estudio residencial al norte del estado de Nueva York. “Queríamos darle un toque especial,” dice Grey. “La batería en vivo y la sensación de pasar del verso al coro con todo el mundo tocando. Suena como un álbum en vivo.”

El agudo sentido de la dinámica de la banda también es evidente a lo largo de 1 2 3 4. “Con Modern English, empezamos con una idea y luego nos salimos por la tangente,” dice Conroy. “Pero siempre hay una o dos canciones que no suenan nada a punk rock. Suenan a Modern English.”

Modern English coprodujeron su segundo álbum, After the Snow (1982), con Hugh Jones (The Sound, Echo & The Bunnymen), combinando su característico mal humor con guitarras punzantes y teclados brillantes. Además del éxito en el top 40 del Reino Unido “Life in the Gladhouse”, el LP se dio a conocer por “I Melt With You,” que se convirtió en un éxito en el top 10 de la radio rock estadounidense y llegó a la lista Billboard Hot 100 pop. Un dechado de coherencia, Modern English se ha hecho respetar lo largo de los años como innovadores, gracias a que las generaciones más jóvenes han descubierto su catálogo y a que nuevos artistas citan a la banda como influencia. Esta creciente popularidad se ha traducido en giras con todas las entradas agotadas en las que interpretaron sus primeros álbumes y en una aparición en el escenario principal del Cruel World Festival 2023 ante más de 25.000 personas.

“Ha sido un gran viaje para todos, y nuestros comienzos son muy importantes para nosotros,” resume Grey. “No hemos cambiado tanto. Seguimos siendo las mismas personas por dentro. Y los miembros originales son el sonido de la banda: Stephen [Walker] en los teclados, haciendo muchos ruidos con todos sus sintetizadores analógicos, y luego los sonidos que hacen el guitarrista Gary [McDowell] o el bajista Mick [Conroy]. Si quitas algunos de esos componentes, no tendrás el sonido Modern English”.