Fueron dos meses con más de 400 propuestas de teatro, cine, circo, música, artes visuales y literatura. El Teatro Colón y el Teatro San Martín realizaron presentaciones en los barrios. Los jardines de los museos porteños fueron escenario de cientos de espectáculos.

Con un espectáculo al aire libre en el Anfiteatro del Parque Centenario, el Festival de Verano tuvo un cierre magistral. La Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires fue la encargada de coronar con broche de oro una programación que ofreció más de 400 propuestas durante enero y febrero. Más de 100 mil personas disfrutaron de las múltiples experiencias de teatro, cine, circo, música, artes visuales y literatura ―organizadas por el Ministerio de Cultura porteño― que transformaron a la Ciudad en un escenario cultural y recreativo.