La tierra de los nombres es una cantata teatral compuesta por ocho canciones/epitafios escritos y cantados en primera persona que relatan la síntesis biográfica de los personajes estableciendo una dialéctica entre ellos.

Configuran una suerte de relato episódico que comienza en la década del 50, en un pueblo imaginario de la llanura argentina y que concluye en nuestros tiempos. Las historias de los personajes se van tejiendo entre sí: un muchacho que levanta quiniela, una mujer que habla con las plantas, otra que trabaja en comedores populares, un “matón” que reivindica la violencia y su vida miserable, una muchacha víctima de un femicidio. La cantata propone una historia posible de un pueblo y de un país.

Intérpretes: Cecilia Bernasconi / Anahí Alvira / Rolando De Marco
Escrita y compuesta por: Rolando De Marco
Dirección: Diego Ernesto Rodriguez
Escenografía y vestuario: Paula Ojeda / Malena Salaberry
Diseño de iluminación: Rodrigo González Alvarado

La tierra de los nombres
(una cantata teatral)
Ganadora de la beca FNA a la creación 2021
Sábados 22.30hs
En Machado Teatro Antonio Machado 617
Entradas: www.alternativateatral.com.ar

Síntesis del proyecto:
“La tierra de los nombres” (Beca a la creación FNA 2021) propone una forma de “teatro musical” que resuene con nuestros ritmos, melodías y temas. En una cantata, el relato se hace música, y la acción relato. Estas formas del teatro en las que la música se erige al igual que el texto como sostén dramático, son expresiones poco frecuentadas en nuestros escenarios; tal vez por la complejidad del género, tal vez por una mirada sesgada de las formas que el teatro puede ofrecer. Nuestra propuesta busca recuperar la memoria de un teatro cantado, y fomentar el maridaje entre música y teatro para la escena local.

Así mismo, “La tierra de los nombres” se inscribe en una tradición que se nutre de numerosos y valiosos ejemplos: “Cantata de Santa María de Iquique” (Quilapayun); “Canto monumento” (Carlos Di Fulvio); “La forestal” (Enrique Llopis); “Diario de un regreso” (H. Lima Quintana / O. Cardozo Ocampo), para citar sólo algunas obras.
Desde el aspecto específicamente narrativo/poético, el proyecto se referencia o dialoga con una obra en particular; la del poeta norteamericano Edgar Lee Master “Antología de Spoon River”.

Los textos: cancionística y relato
La cantata está compuesta, por una serie de ocho canciones, cada una de las cuales constituye un epitafio escrito/cantado en primera persona.

El relato comienza en la década del 50 en un imaginario pueblo de la llanura o pradera argentina y concluye en nuestros tiempos. En su desarrollo se tejen las historias de los personajes: un muchacho que a pesar de sus sueños de niñez, empujado por el mandato familiar, termina trabajando para la mafia local “levantando” quiniela clandestina; una mujer que habla con las plantas, conoce de “gualichos” y cura las enfermedades del cuerpo y del alma; otra que para redimirse de un pasado trágico, trabaja en comedores populares y da de comer a “lxs pibxs” pobres del pueblo; un “matón” de poca monta que en su alienación, solo reivindica la violencia y su vida miserable; dos jóvenes desocupados que al ver cerrar la única fábrica del pueblo hacia finales de la década del ´90, intentan ocuparla junto a otrxs trabajadorxs para ponerla nuevamente a funcionar y mueren en una represión policial; finalmente, una muchacha víctima de femicidio.

El relato, por lo tanto, de a poco se convierte en la historia de un pueblo y a medida que vamos tomando distancia, en la historia de nuestro país.

La música
Desde el punto de vista compositivo, la obra se sostiene desde una pregnancia de nuestra tradición musical popular, aportando a su vez una mirada contemporánea. Las canciones tienen reminiscencias o gestualidades de tradiciones musicales criollas (argentinas y sudamericanas): milonga, vals criollo, aire de tango, chamarrita, cumbia, etc.

La puesta en escena
La puesta en escena define aspectos que la dramaturgia no contempla como el lugar en el que transcurre la acción. Es un cementerio donde las historias relatadas tienen lugar, y a su vez los espacios evocados en el relato se hacen presente con la acción de los personajes intervinientes. La caracterización del cementerio está dada por un dispositivo que usará la estructura de los “nichos”, como signo principal para representar al “jardín de paz”. En él hay cajones como los de un archivero en los cuales descansan muñecas rotas y/o objetos diversos que funcionaran como metáfora de los cuerpos que ya no están.

No pretendemos denotar alguna época en especial, haciendo énfasis en que la mayoría de los relatos son situaciones que se repiten una y otra vez a lo largo de nuestra historia. El tiempo de la obra es remoto, pero avanza hacia finales del siglo XX, en la cantata esto se resuelve temáticamente, en términos visuales, los objetos que utilicen los personajes denotan un tiempo posible.

Bios:
Diego Ernesto Rodríguez. Director

Es Actor, Director, y Regisseur. Se formó con Silvina Katz, en la escuela de Alejandra Boero; Beatriz Matar, Augusto Fernándes y Rubén Szuchmacher, entre otros importantes maestros del arte escénico, como Gastón Breyer; en el año 2003 se recibe de Regisseur en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón. Su obra como actor se desarrolla desde el año 1987, como director desde el año 1995, y como regisseur desde el año 2005. En el año 2011, funda Machado, aquí se miente, una sala teatral de cámara, y es socio fundador de la asociación civil Barbados, artes escénicas, la cuál se ha hecho cargo de la dirección del teatro en el año 2014. Ha recibido de parte del Grupo de Estudios de Teatro Iberoamericanos y Argentino, GETEA, la mención especial a la puesta en escena de “El gran acuerdo internacional del Tio Patilludo”, y con Lírica Lado B recibió el premio estímulo otorgado por a Asociación de críticos musicales, también fue galardonado por la misma asociación, con la Ópera “Las guerras Picrocholinas” de Antonio Tauriello, como mejor estreno nacional (2013); de la que fue Regisseur. Ha sido su última puesta en escena una adaptación propia de la obra Torquemada de Augusto Boal. (2021)
Rolando De Marco. Autor y compositor
Se formó como músico en el Conservatorio Superior de Música Manuel de Falla.
Integró los grupos: La organización del fantasma (1994/1996); Señal de los tiempos (1997/2004); Ciclo itinerante de arte popular, colectivo de artistas (2000/2004) y Colombina ensamble de música popular contemporánea (2005/2008). Además, escribió dos obras teatrales basadas en hechos de la historia argentina: Los negros silencios de la tierra, que se presentó en el VIII Encuentro de Arte Popular José Martí del C.L.E.T.A, Centro Libre de Experimentación Teatral y Artística en México D.F. en 2001 y Viento que vienes del sur, de dirección colectiva y estrenada en 2005, componiendo en ambas la música original.
En 2007 comenzó a desarrollar su proyecto solista.
Editó dos discos: De las nubes y del cielo (2013) y Por la noche iluminada (2017).
Realizó tres giras de conciertos por España tocando en las ciudades de Madrid, Barcelona, Córdoba y Málaga (2014 / 2015 /2017) y participó del Festival Longina de la ciudad de Santa Clara, Cuba (2018).
En 2020 editó el sencillo Con hilos de miel y trigo junto a Marta Gómez.
En 2021 recibió la Beca Creación del Fondo Nacional de las Artes para la realización de la cantata popular La tierra de los nombres, y fue beneficiario del programa Música Argentina para el Mundo (MAPEM).

Cecilia Bernasconi. Cantante
Nació el 10 de enero de 1983 en Buenos Aires. Proveniente de familia de músicas, inició sus estudios musicales a través del piano a muy temprana edad, para luego terminar formándose como cantante, guitarrista y compositora. Es docente de canto en la Licenciatura en Artes Escénicas UADE, enseñó muchos años en el Instituto Superior de Música y la Escuela Popular de Música del Sindicato Argentino de Músicos, y es preparadora vocal del coro del Colegio Pestalozzi. Dicta clases y talleres en su estudio particular, incluyendo el Seminario de Fundamentos de la Técnica Vocal Aplicada, dirigido a docentes de canto. Se formó como cantante con Myriam Toker, Moira Santa Ana, Silvia Iriondo y Florencia Bernales. Estudió guitarra popular en la Escuela del Sindicato de Músicos y guitarra clásica en el Conservatorio Nacional López Buchardo (hoy UNA). Tomó clases particulares con Pedro Rossi y clases de composición con Diego Schissi. Lleva adelante su proyecto solista de canciones propias, con el cual editó tres discos, “Fulgor” (2013), “Puentes en el Mar” (2018) y “Tregua” (2021, todos a través de El Club del Disco). Se presentó en Centro Cultural Kirchner, CC Haroldo Conti, Teatro 25 de Mayo, Noche de los Museos, Sala Caras y Caretas 2037, Hasta Trilce, Café Vinilo, Sala Camacuá (Montevideo), entre otros. Realizó giras por España, Uruguay y por el interior del país, y fue beneficiaria de los programas Música Argentina Para el Mundo, Beca del Fondo Nacional de las Artes, Subsidio de Fomento INAMU, Proyecto Disco, entre otros. Para la realización de la obra “La Tierra de los Nombres” se preparó con el actor Matías Broglia y tomó clases con la actriz Julieta Vallina. “Pero además de una voz exquisita, Bernasconi también tiene una buena pluma, sencilla pero no por eso menos profunda.” Andrés Valenzuela para Página 12

Anahí Alvira. Acrtíz
Actriz, egresada del IUNA, actriz de doblaje, docente, cantora y locutora nacional egresada del ISER. Inició su vínculo con las artes en Trenque Lauquen, su pueblo de crianza, tomando clases de música, piano, danzas y teatro. En Buenos Aires, se formó como actriz en la ENAD, luego IUNA, a la vez que junto a docentes como Lito Cruz, Martín Adjemián, Miguel Ángel Santín y Chany Suárez, en canto. Integró el grupo de teatro independiente Huellla Teatro, con sala propia en el barrio de Almagro (1996-2004). Participó como actriz y directora en obras realizadas por este grupo, a la vez que otros grupos de teatro independiente. Se destacan las obras: “Bodas de sangre”, de Federico García Lorca, “Memorias de un pueblo sin dique”, de Carmen Arrieta, “Estrella Negra”, de Adriana Genta, “Terror y miserias del Tercer Reich”, de Bertolt Brecht, “Penas sin importancia”, de Griselda Gambaro, “Viento que vienes del Sur”, creación colectiva de Huellla Teatro y Señal de los tiempos, música. Integró el Ciclo Itinerante de Arte Popular junto a otros grupos de música y teatro independientes (2001-2004). Participó como actriz de cine en cortometrajes y largometrajes, y como actriz de doblaje en diversas productoras independientes.
Actualmente se desempeña como docente de Teatro en escuelas secundarias de la Ciudad de Buenos Aires.