La Tabaré es reconocida por su capacidad de sorprender a su público, manteniendo premisas incambiables en sus espectáculos en vivo. Desde su origen y a lo largo de sus 38 años de trayectoria, siempre se ha caracterizado por hacer un cruce de música y teatralidad en diversos aspectos, como el concepto, la puesta en escena e incluso la declamación.

“Urutopías¨ es su nueva y esperada opereta discográfica, un álbum urgente y sin aliento que aborda temas como la libertad, el placer, el amor, el respeto y la conciencia ecológica.

La música de La Tabaré es conocida por ser controversial, constante, divertida y protestante, lo que demuestra su capacidad de reinventarse y seguir siendo una propuesta artística relevante e innovadora en la escena.

La banda vuelve a Argentina para difundir su urutopía por la provincia de Buenos Aires, luego de su exitosa gira por Rosario, CABA y La Plata en julio de 2022, en la que se encargó de refrescar la memoria y la conciencia de su público local con tres shows inolvidables en los que recorrió su vasta discografía.

LA TABARÉ
Presenta en Argentina “Urutopías”, su nueva opereta discográfica.
3 de noviembre 20 hs.
Niceto Club – Niceto Vega 5510 CABA
En PASSLINE

4 de noviembre 22 hs.
Los Lobos – Av. 13 e/527 y 528 La Plata.
En Accesos on line

“Urutopías” por Carlos Dopico.
A 38 años de su gestación, la legendaria banda art rock del Uruguay La Tabaré, regresa con 17 flamantes canciones como parte de una nueva opereta discográfica: URUTOPÍAS. Este decimocuarto trabajo de estudio, sucesor de Blues de los esclavos de ahora (2017), se presenta en dos actos, cara A y B de un inminente vinilo, subdividido en escenas e intercalado con misceláneas poéticas/teatrales en las que el conocido Sapo de Darwin cuestiona los cánones establecidos, y aparece aquí, una y otra vez, como Textículo de los Melanophryniscus Montevidensis.

Este es un disco urgente y sin aliento, en el que las canciones se hilvanan sin pausa ante el clamor por la libertad, el placer, el amor, el respeto, y la conciencia ecológica, y se plantan subversivas en un claro llamado a desobedecer, a saber perder, descomponer, demoler, morder y poder volver a empezar.

La opereta no es un género nuevo para La Tabaré. Desde los 90 han llevado al escenario La Ópera de la Mala Leche, ¿Qué-te-comics-te?, Putrefashion, La Sinphonetta Inphinitta, La Micción y la más reciente La Euforia de los Derrotados. Sin embargo, hasta ahora, discográficamente no habían editado un registro como tal.

A casi cuatro décadas de haber comenzado La Tabaré deja en claro que “Hoy fue hoy y ya es ayer. La meta nunca está en ningún lugar”. Quizás esa es la razón fundamental para seguir insistiendo, batallando, cantando en susurro y a los gritos.

Urutopías fue producido por Alejandro Ferradás, un ex miembro de los más de treinta cinco que han desfilado en las distintas formaciones de La Tabaré, una banda que se ha reinventado en cada estación, que ha mezclado diversos estilos y consolidado una puesta en escena teatral a sus presentaciones en directo. En esta nueva placa discográfica, vuelven a estar como invitadas dos de las cantantes eternas de La Tabaré: Andrea Davidovics y Alejandra Wolff, la primera y la cuarta en orden cronológico de las ocho que hasta ahora han compartido micrófono al frente junto a Rivero, nunca detrás.

Davidovics y Wolff interpretan El Nuevo orden, la canción que junto a La Euforia se incluyen de la opereta que Tabaré Rivero escribió a cuatro manos con Federico Guerra y estrenó en 2021 en el Teatro Solís: “La euforia de los derrotados”. Esos arreglos orquestales llevan la firma de Franco Polimeni.

La banda, conformada como cooperativa desde hace casi quince años la completan los hermanos Lacava -Leo en guitarra y Marcelo Chelo en batería- junto a Enzo Spadoni en trombón y coros, quienes acompañan a Rivero desde hace ya una década. Pamela Cattani y José Bota Suárez, en voz y bajo respectivamente, son los más recientes en la formación y éste es de hecho su primer trabajo discográfico.

Otro de los invitados del álbum es el ex Días de Blues, Jorge Flaco Barral, uno de los héroes musicales de Rivero, con el que entonan el tema de su autoría La calentura global. “Lo escuché por primera vez cuando tocaba en Opus Alfa y yo tenía 15 años. A los 16, él ya estaba en Días de Blues y yo era un incondicional, iba a todos los conciertos. Era un pre-adolescente sin barba y siempre terminaba detenido por tener cara de nena fea y pelo largo”.

Andrés Burghi, el histórico baterista de la banda tuvo también un convite, ésta vez fue al micrófono para poner su voz en Catacumbas; mientras que Guillermo Cervetto canta junto a Tabaré, Bicho’e mal agüero, el texto escrito por él.

Sin pretenderlo, a sus 66 años, Rivero se ha transformado en un atento cronista musical. “Nunca me lo propuse pero por tener conciencia del lugar y el instante en el que vivo me gusta hablar de eso. Me lo planteé desde el primer disco, cuando otras bandas querían emular los jóvenes neoyorkinos, londinenses o argentinos, nosotros buscábamos otra cosa, la identidad de acá; cantar como uruguayos y a la uruguaya. Por eso siempre insistía en que no hacíamos rock sino música eléctrica, rocanrol tercermundista”.

Es por eso que el álbum está atravesado por el contexto reciente y los condicionamientos que la humanidad tuvo que sortear. “La pandemia y el cambio político influyeron en la grabación. Yo no me identifico con banderas políticas pero cuando vi que los militares volvían al poder me preocupó mucho y estoy inquieto hasta el día de hoy”.

Galeano proponía caminar más allá de la infamia para adivinar otro mundo posible y decía: “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”. “Me parece divina esa frase; la utopía está para perseguir y para al menos avanzar de tanto buscarla aunque no logres nunca alcanzar el sueño. Cuando era joven yo soñaba con el hombre nuevo, el humano solidario y la sociedad justa, y acá estamos”. URUTOPÍA.

PRIMER ACTO Escena 1¡A renacer! – Escena 2 La tecnocracia – Escena 3 La calentura global – Escena 4 Ágalma – Escena 5 Los Melanophryniscus Montevidensis I – Escena 6 Mujeres desnudas – Escena 7 El dilema del sapo Darwin – Escena 8 Catacumbas – Escena 9 La euforia (*)- Escena 10 El viejo Satán.

SEGUNDO ACTO Escena 11 Los Melanophryniscus Montevidensis II – Escena 12 Für den Kapitalismus – Escena 13 El nuevo orden (*) – Escena 14 De ninguna manera – Escena 15 La meta – Escena 16 Bicho ’e mal agüero Escena 17¡A renacer! (Parte 2) con Los Melanophryniscus Montevidensis III – Escena 18 La urugutopía – Escena 19- Ruido de almas (Epílogo)

Todos los temas compuestos por Tabaré J. Rivero, excepto “Escena 3 La calentura global” con texto de J. F. Barral y “Escena 16 Bicho ’e mal agüero” con texto de G.Cervetto”.
(*) “El Nuevo orden” y “La euforia”, fueron parte de la opereta “La euforia de los derrotados”, de Tabaré J. Rivero y Federico Guerra. Estrenada en el Teatro Solís de Montevideo, junto a la Banda Sinfónica, el 2 de octubre de 2021.
Grabado, mezclado y masterizado en Estudio DosReis por Álvaro “Mono” Reyes, entre Junio y Diciembre de 2022. Producción musical: Alejandro Ferradás

Créditos Ilustraciones: Nicolás Peruzzo – Diseño gráfico: Gonzalo Vivas – Fotografía: Andrés Silveira – Producción ejecutiva: Alfonso Carbone, Andrés Burghi – Producción general: Daniel Andino

Aquella urutopía que nos prometieron a comienzos del Siglo XX, ese futuro idílico donde todo sería posible, desde construir un majestuoso estadio donde nos coronaríamos campeones del mundo, a vivir en una ciudad de fastuosos edificios de estilo Art Decó (¡que además serían puertos para dirigibles!), se ha concretado por fin.

Los Montevideanos disfrutan de este apacible paraíso amurallado alejados de los peligros y la incertidumbre del mundo exterior, custodiados por el gran zeppelin que sobrevuela la ciudad.

Pero como todo paraíso, la urutopía no es para todos, sino para quienes puedan costearla. Miles de excluidos de la urutopía sobreviven del otro lado de los muros, entre las ruinas de la antigua Montevideo, ahora abandonada. Entre los escombros de los juegos del Parque Rodó y del Teatro de Verano surgirá un movimiento de arte urbano que se rebelará contra el orden imperante, con el objetivo de despertar la conciencia de quienes viven dentro y fuera de la urutopía.