El artista Pablo Curutchet participó con una de sus esculturas inflables en la presentación de la muestra colectiva de Galería Botellón. La obra, de unos casi 6 metros de alto y 2 metros de ancho, sobresalía por la ventana de la bellísima casona ubicada en Chacabuco 654 que hospeda a la galería. La muestra puede visitarse de manera libre y gratuita de lunes a lunes de 9 a 02hs hasta mediados de mayo.

“Las esculturas inflables surgieron porque quería experimentar con otras materialidades: esculturas de aire. Me llamó ir a lo más etéreo” afirma Curutchet quien presentó obras de este formato en Argentina y Chile, en el Museo Genaro Perez (2010), en Unquillo (2009), en el Festival Afuera de Intervención Urbana de Córdoba (2009), en el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa (2011), en el Festival Hecho en Casa de Santiago de Chile (2012) y en el Cosquín Rock en Santa Maria de Punilla (2012).

La curaduría de la muestra es de Pedro Bedmar y durante la inauguración, el pasado 13 de abril, participaron artistas con instalaciones visuales, dispositivos interactivos, videoarte, fotografías, lecturas y presentaciones musicales. En planta alta estuvo Alejandra Perez Alvarez, Sonia Heck, Victoria Whitime, So Sideral, Emi Gonza, Diego Arrascaeta, Jessi Kloner y la escultura de Pablo. En planta baja se pudieron ver obras de Martin Schachner, Leandro Murua y Carola Piotti. La performance sonora fue de Indira Montoya y Andres Belfanti.

Sobre Pablo Curutchet.
Pablo es un artista multifacético que desde sus primeros trabajos de intervenciones urbanas a gran escala persiguió una búsqueda de lo urbano como soporte, la ciudad como maqueta poniendo al espectador dentro de la obra. Sacándolo del lugar de mero observador pasivo. En esa etapa le interesaba trabajar con pocos recursos y herramientas, como el cartón y la trincheta.

En su actual búsqueda aborda la escultura cerámica que ha estado presente desde su niñez. Durante la pandemia, se entregó al trabajo con el barro para explorarlo como una práctica cotidiana de meditación creativa. En este proceso intimista de aquello que cabe en la palma de su mano plasma el gesto único e irrepetible.

En sus 20 años de trayectoria, la circulación de sus obras es prolífica: Museos, Galerías de Arte, Premios, Ferias Nacionales e Internacionales y colecciones privadas y públicas.