ARRAÏTZ (raíz, en la variante aranesa del occitano) consiste en la actualización, grabación y difusión de 8 canciones occitanas de tradición oral expresadas a través de las herramientas y códigos que nos ofrece la producción musical en el siglo XXI.

La presentación en directo de “ARRAITZ” tendrá lugar el 10 de marzo en el Centre Artesà Tradicionàrius (Barcelona).

En la actualidad existen cada vez más proyectos musicales con la vocación de recuperar la memoria popular de una sociedad tradicional en vías de desaparición. Como ejemplos podríamos mencionar al artista Rodrigo Cuevas de Asturias, Sandra Monfort del País Valencià, Marala de Països Catalans o Neomak de Euskadi. La especialidad de este proyecto radica en 4 puntos: Lengua y cultura popular occitanes, Medio rural de montaña, Canciones bailables y festives y Perspectiva de genero.

La temática podría definirse en una sola frase como: canciones occitanas de tradición oral expresadas a través de las herramientas y códigos que nos ofrece la producción musical en el siglo XXI. Éste es el punto de partida, pero hay mucho más. Según los ritmos y temáticas de los textos, las canciones de tradición oral se pueden clasificar en diferentes categorías: canciones de amor, canciones de pastores, canciones de 9, canciones para bailar, canciones de trabajo, canciones de cuna, canciones históricas, etc. El abanico de posibilidades es enormemente rico.

En el repertorio de ARRAÏTZ encontraremos canciones de tradición oral para bailar, con sus diferentes ritmos, como rondèus, borrèies o vals, siempre expresadas a través de códigos musicales modernos (texturas, timbres, efectos, armonías, etc.) , para enlazar la tradición oral con la actualidad.

Se han priorizado aquellas canciones que ofrecen un mensaje con perspectiva de género, dentro de éstas, las que promuevan un empoderamiento feminista. Las canciones de tradición oral deben entenderse en el contexto temporal en el que fueron creadas, con los comportamientos y estructuras sociales de la época. Venimos de sociedades eminentemente machistas, y este hecho se ve reflejado en nuestro patrimonio musical. Sin embargo, si se hace una búsqueda esmerada, es posible encontrar algunas canciones que escapen de la tónica patriarcal y promuevan un mensaje de igualdad y respeto.

Por último, un elemento importante para la elección de las canciones ha sido que en su contenido se sitúen en un contexto de montaña, para poner en valor la vida rural de las comunidades y pueblos montañeros y visibilizar sus formas de vida y su memoria a través de la música y la palabra.