“Ara montanha” es un canto al empoderamiento femenino a través de la tradición oral. Disponible desde el 8 de febrero en las principales plataformas.

La aranesa Alidé Sans presenta su último single, “Ara montanha”, como una llamada a la libertad que va más allá de los límites establecidos. Esta innovadora pieza fusiona con valentía la riqueza del ritmo y la poesía de tradición oral occitana con los códigos contemporáneos de la producción musical, a través de la electrónica y el rock, con sintetizadores envolventes y distorsiones audaces.

Desde el 8 de febrero “Ara montanha” está disponible en todas las plataformas, acompañada de un evocador videoclip. El single “Ara montanha” es un adelanto emocionante del próximo álbum de Alidé Sans, titulado “ARRAÏTZ”, palabra occitana que significa “raíz”. Este nuevo trabajo promete explorar los orígenes profundos de su identidad musical, ofreciendo una experiencia sonora única que fusiona el pasado y el presente.

Una canción que sintetiza perfectamente el espíritu y la temática de este proyecto, canción recogida en varios dialectos del occitano (gascón, lengadocian, albigés) y muy extendida en los territorios de Arièja, Coserans y Commenges, vecinos de la Val d’Aran. En esta historia hay una chica que oye violines en la montaña, y le comunica a su madre que si siguen sonando, tendrá que ir a bailar. Mamá, prudentemente le advierte que si se atreve a bailar su marido la pegará, y la hija, con valentía, responde que si el marido se atreve a pegarla, ella no se va a quedar quieta. La conversación sigue, hasta llegar a la conclusión de que si el conflicto llega a orejas de las vecinas y vecinos, quien verá afectada su reputación será su marido, por su actitud, y no la chica. Un empoderamiento sorprendente digno de ser transmitido en las mejores condiciones a las generaciones futuras.

La presentación en directo de “ARRAITZ” tendrá lugar el 10 de marzo en el Centre Artesà Tradicionàrius, una oportunidad única para vivir la singularidad de este nuevo proyecto que emerge como una fiesta a través del tiempo y del espacio, y que lleva con él “la voz de la montaña y de la mujer liberada, rompiendo el silencio”, en palabras del artista.