ALEJANDRO FERNÁNDEZ REGRESA A LAS VEGAS A CELEBRAR LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO Y ESTRENA EL VIDEO OFICIAL DE “DIFICIL TU CASO” CON DOS SHOWS SOLD OUT.

EL ARTISTA MÁS IMPORTANTE DEL GÉNERO RANCHERO EN EL MUNDO PRESENTÓ UNA PRODUCCIÓN COMPLETAMENTE NUEVA, COMO PARTE DE SU GIRA AMOR Y PATRIA.

Para continuar con la tradición de más de 20 años, Alejandro Fernández celebró este pasado fin de semana las Fiestas Patrias con dos conciertos en la MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, compartiendo su música con más de 25,000 fans que se dieron cita desde todas partes del mundo.

Con una producción completamente renovada, estrenando escenografía, canciones y arreglos, Alejandro Fernández nuevamente puso muy en alto el nombre de México con sus éxitos y presencia, llevando a los asistentes por un viaje por lo mejor de la música mexicana, en la voz del artista más importante del género ranchero en el mundo.

El cantante comenzó su presentación con “Ay Amor”, recibiendo una ovación, a la cual respondió con una carga de temas en los que mezcló su faceta pop con mariachi y algunas canciones en acústico: “Qué Digan Misa”, “Hoy Tengo Ganas De Ti”, “Tantita Pena” y “Amor Tumbado”, entre otras. Después presentó a su hijo Alex Fernández, con quien cantó “Mujeres Divinas” y “Perdón”. Antes de despedirse, Alex le cantó a su papá “El Tiempo No Perdona”, que sin duda fue uno de los momentos más emotivos de la noche, seguido del tradicional Grito de la Independencia de México. Después de un conmovedor “¡Viva México!” que cimbró el lugar, continuó con un par de popurrís muy mexicanos, manteniendo la adrenalina a tope.

Hace unas semanas, Alejandro Fernández lanzó el tema “Difícil Tu Caso”, refleja a la perfección el tema de la canción: un hombre le pide a su ex que lo deje vivir y lo olvide para siempre, pues él ha encontrado el amor en nuevos (y mejores) brazos.

Desde su aparición, “Difícil Tu Caso” se convirtió en un éxito instantáneo para Alejandro Fernández. De su pegajosa tonada a la letra profunda y apasionada, este sencillo resume a la perfección todos los elementos que han hecho de Alejandro uno de los más grandes cantantes rancheros en la historia de México.

La intensidad de la historia es posible gracias a las actuaciones, con Alejandro como protagonista de un triángulo amoroso construido a puro fuego, al tiempo que los escenarios, con su construcción minimalista y simbólica, otorgan aún más dramatismo a una canción visceral y llena de sentimientos, como toda buena ranchera debe ser.