Cuando obra el misterio yo no dejo de sorprenderme, así él puso en este viaje un nuevo compañero, Alejo Santanni.

Juntos nos planteamos permitirnos componer juntos, él ofreciendo sus ritmos, sonidos y atmósferas, yo mi impronta, voz y texto.

Componer así me da una libertad especial donde debo encontrar la manera de cabalgar en monturas nuevas, de soltar la prosa y combinar, decir e interpretar.

Ámame transita momentos en su mayoría del presente, invita a entendernos hoy y soltar, todo pasará.

Preguntarnos: ¿qué tanto hay que tener?
Hoy, es con agradecimiento el mejor de todos los tiempos.

-El estreno se encuentra disponible a nivel global en plataformas digitales –

Sobre Ädu Gänsslen:
Ädu es mi nombre artístico, surge en el año 2013, en el primer viaje a Suiza que hice donde estuve por 2 meses, ahí conocí a mi prima que por primera vez me llamo Ädu, así le dicen en Berna a los que se llaman Adrián de manera cariñosa.
En estos dos meses pude trabajar en una viña y perfeccionarme en la esgrima, fue un primer viaje de búsqueda, de saber que existe algo diferente, que hay cosas fuera de lo que estamos acostumbrados.
Curiosamente en este viaje compuse en mi mente la canción Siempre Pa’lante, canción que ve la luz recién 10 años después, y la conserve en su melodía y letra (ya que no tenía una guitarra) hasta que volví a argentina.

Cuando volví a Argentina ya habíamos comenzado con la producción de nuestro primer disco, “Permiso Provecho y Gracias” junto a Maxi Rozenblum en estudios CURU, y en una salida en la costa argentina donde nos permitimos relajar y avanzar con la preproducción del disco también pensábamos en nuestro nombre como agrupación musical.
Ahí decidí llamarme Ädu y la banda que se formó fueron los Älterados.
Junto a Ädu y los Älterados grabamos en 2015 dicho primer álbum.
Fue una experiencia muy linda que me dio la posibilidad de pensarme como compositor y cantante. Todo el apoyo recibido por Maxi y los Älterados me impulsó a seguir pensando en canciones.
En ese tiempo, en mi vida estaba siendo asistido por otras cuestiones ajenas a la música y quizá no pude estar a disposición del proyecto que teníamos entre manos así como él lo necesitaba. Entre el trabajo en la construcción y la paternidad logré completar la licenciatura en Comunicación Social, luego me aboque al trabajo en una empresa de energías renovables.
¡Así la banda se disolvió pero, nos quedó un material eterno!
¡Permiso, provecho y gracias Älterados!

El tiempo siguió corriendo y nunca pude dejar de hacer canciones.
Siempre una nueva idea musical, algunas frases melódicas, algo de poesía, un nuevo asunto a contar, y yo que me hacía el tiempo para grabar estas nuevas músicas en mi computadora, con mi guitarra criolla, un mic, y no mucho más…
Las canciones seguían viniendo y yo las iba registrando.

Llegó el 2020 y la situación mundial que nos llevó a paralizarnos, ¿era esto una amenaza?
Sí, pero también la oportunidad de repensarse.
Optamos por animarnos, por hacer un viaje que podía aportarnos mucha experiencia.
ME vine solo, con muy poco dinero y dos maletas.
Conseguí un trabajo y en 2021 ya estábamos instalados en un pequeño departamento aquí a 30 minutos de Zúrich.
De nuevo no pude dejar de hacer canciones… ay ay ay…

Como en este universo hermoso en el que vivimos todo está interconectado y se retroalimenta, una cosa llevó a la otra, y de tener que aprender Alemán online a encontrarme con mi Director musical hubo solo un paso que demoró más de un año.
Resulta que Cintia, mi profe de alemán, no solo me dio las bases firmes del aprendizaje de un nuevo idioma, sino que entre charlas van y charlas vienen, de que le cuento que yo hacía canciones y me dice: Mi marido también hace música.
¿Qué? ¡Presentamelo!
Oscar de la Peña aparece en mi vida y se convierte en el director musical de este nuevo Proyecto. el Convoca a Sergio Liszewski (otro monstruo mundial), ellos convocan a los músicos para cada canción, y así , esto se convierte en una fiesta…
En la oportunidad perfecta de aceitar todos los engranajes de esta FÁBRICA DE CANCIONES.